Cómo colocar las fijaciones en la tabla de snowboard









El snowboard se ha convertido desde hace unos años en un deporte casi más popular que el esquí. Por su similitud con el surf y con el skate, esta disciplina acumula cada vez más seguidores. Os mostramos a continuación una de las lecciones básicas de esta modalidad: cómo colocar las fijaciones en el snow. A partir de ahí, toca ir perfeccionando la técnica y disfrutar.



Cómo colocar las fijaciones en la tabla para practicar snowboard

Para saber cómo colocar las fijaciones en la tabla de snowboard es imprescindible considerar que existen fijaciones de diferentes tamaños, de modo que hay que conseguir las que mejor se adapten al tallaje de tu pie.

Las fijaciones incluyen pernos que se pueden quitar para mover las correas del tobillo hacia fuera o hacia dentro, y así adecuar mejor el pie en la fijación.

Otro punto importante es definir el pie de guía, que es el que está situado en la parte delantera de la tabla. El modo de conocerlo es mediante un experimento sencillo: basta con dejarse empujar un poco hacia adelante y que te fijes en qué pie usas instintivamente como punto de apoyo. Ese será el de guía. 

Si el pie de guía es el izquierdo, la postura en la tabla es la conocida como regular. Si en cambio el pie de guía es el derecho, la postura es “goofy”.


La ayuda de las tablas

En la actualidad, muchas tablas incluyen marcas para unir los tornillos de cada fijación. Las variedades del ancho posicional, que es la distancia de separación de los pies en la tabla, son diferentes en función del tamaño de la tabla. Una buena fórmula para conocer el ancho posicional y responder a la pregunta de cómo poner las fijaciones en la tabla de snowboard, es separar los pies la misma distancia que la que separa las rodillas de los talones.

Asimismo, tan importante es el ancho posicional como el ángulo de las fijaciones. Los pies pueden mirar hacia adelante en la tabla, en una posición intermedia o hacia atrás. La parte de atrás de la tabla se denomina ‘cola’ y la delantera ‘nose’.


Cómo poner las fijaciones en la tabla de snowboard según la modalidad a practicar

Para quienes se inician en el mundo del snow, la posición más recomendable de las fijaciones es la de pato. El pie delantero se sitúa con un ángulo comprendido entre los 10º y los 25º en positivo, es decir, inclinados hacia el nose. El pie trasero debe mantenerse neutro, esto es, en perpendicular a la tabla.

Las preguntas sobre posición y fijaciones son habituales, pero en cualquier jornada de iniciación de snow, los monitores aclaran todas las dudas que pueden surgir.



Para quienes practican snow en modo freestyle, la fijación del pie delantero responde a una posición similar a la anterior, de 10º a 25º en positivo. El pie trasero se coloca también con el mismo ángulo, pero nunca mayor de 21º en negativo en las fijaciones traseras.

Los riders que usan tablas All Mountain suelen optar por fijaciones en postura de pato, pero menos anguladas, con un máximo de 18º en positivo en el pie delantero y 9º en negativo para el pie trasero.

Por último, la posición de las fijaciones en los freeriders varía un poco, porque ellos practican este deporte con el cuerpo inclinado hacia adelante, lo que implica que ambos pies están en positivo, hasta 21º en el pie del nose y 9º en el pie de la cola.




Con estas recomendaciones ya no tendrás dudas sobre cómo colocar las fijaciones en la tabla de snow. No obstante, el mejor consejo es probar diferentes posturas y quedarse con la que más comodidad ofrezca.